Nos hacen el avión

lunes, 13 febrero, 2017

Nos hacen el avión

Por: Pavel H. Valer Bellota

El Aeropuerto de Chinchero, que persisten el gobierno peruano y algunas despistadas autoridades regionales construir “con corrupción o sin corrupción”, es la cereza del pastel de las obras públicas edificadas a punta de acuerdos bajo la mesa, criollada, lobbies, y picaresca para favorecer solo a los intereses de la gran empresa. Es muestra de la existencia de un segmento pernicioso de la oligarquía peruana que ha diseñado el sistema legal a su gusto, para obtener sus ganancias no de la producción, sino de medrar a costa del presupuesto nacional, apropiándose del dinero de los ciudadanos.

Estas prácticas infectas han sido posibles por el impulso de las Asociaciones Público Privadas (APP) desatado por el Banco Mundial, desde los años 90, para que los Estados del Tercer Mundo acuerden con empresas la realización de obras públicas. En este esquema de negocios el sector privado pone el capital de la construcción y el Estado les recompensa por su inversión concediéndoles la explotación de la obra pública. El inversionista recupera su capital –y obtiene importantes ganancias– mediante el cobro de los derechos de uso de la infraestructura que edificó (recaudación de peajes, tasas de embarque, etc.). Es decir las empresas invierten su dinero para la construcción y el Estado, a cambio, les otorga la explotación de la obra.

Así, en 2014 Proinversión licitó la construcción del Aeropuerto de Chinchero por 539 millones de dólares. La empresa ganadora fue el Consorcio Kuntur Wasi (KW) que ofreció construirlo por casi la mitad de ese presupuesto, una ganga: 265 millones de dólares. ¿Dónde estaba la ganancia de la compañía con ese monto tan bajo? Definitivamente el negocio no era la construcción, sino la transacción posterior a la licitación: la “adenda”.

Después de haber ganado la licitación, durante dos años KW no dijo nada hasta que, a inicios del gobierno de PPK, comunicó que no podía construir el Aeropuerto si es que el Estado peruano no pagara los intereses del capital del préstamo que la misma KW debía conseguir. De acuerdo a fuentes comerciales Kuntur Wasi es una empresa prácticamente insolvente, por lo que su única fuente de financiamiento es la Banca comercial que, de prestarle dinero, lo haría con montos altísimos (dicen que de 20% anual). ¡Con esto el costo de la construcción del aeropuerto subía de 265 a 1,200 millones de dólares!

La Corporación Andina de Fomento y la propia Contraloría de la República se pronunciaron en contra de este aumento escandaloso. Frente a esto Kuntur Wasi y el Ministerio de Trasporte negociaron la famosa adenda, por la que el Estado “solo” se obligaba a poner 529 millones de dólares para el movimiento de tierras de la construcción, a más de los 80 millones que gastó el Gobierno Regional del Cusco para comprar los terrenos. En síntesis: el Estado pone el 81% y la empresa el 19% del costo de la obra. Con esto la esencia de la Asociación Público privada se desvanece y, lo que es peor, la empresa se adjudica la explotación del Aeropuerto por 40 años como mínimo. ¡Negociazo!

En Cusco el Aeropuerto de Chinchero es una aspiración de hace décadas. Se ha hecho idea popular que con su funcionamiento despegará la economía regional. Este justo anhelo fue aprovechado por Kuntur Wasi que desplegó una estrategia legal y política que envolvió a una colección de alcaldes e intonsos burócratas regionales quienes, sirviendo los interés monetarios de esa empresa, llegaron incluso ha impulsar una huelga muy raleada. Así hicieron parecer como si el “pueblo cusqueño” demandara la suscripción de la adenda.

La estrategia jurídica ha consistido en usar todo el tinglado dictado por el Banco Mundial que los gobernantes peruanos se han encargado en convertir en ley. El negociazo de Chinchero, que favorece grandemente a la empresa privada y saquea las arcas de los peruanos, es amparado por la legislación sobre las Alianzas Público Privadas que datan de la época de Fujimori y que los gobiernos siguientes las han ido ampliando y “mejorando”. Se trata de un modelo económico que pone al Estado al servicio solo de los negocios de las sociedades privadas y da la espalda a los ciudadanos quienes, finalmente, pagarán con sus impuestos, y las tasas de aeropuerto, las usuras de Kuntur Wasi.

En este diseño legal y económico las ganancias de las empresas no provienen de un marco de producción libre, que prevé que los dividendos emanen del trabajo, de la construcción, sino proceden de una negociación post contrato que implica corrupción y un buen manojo de amigos en el Estado. Todo esto hace pensar que, bajo este esquema, “no se puede acabar con la corrupción del sistema por que el sistema mismo es la corrupción”.

Comparte con tus amigos: Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Otras Noticias

Deja un comentario

*
  • Carlos Carrillo

    Organizaciones políticas mafiosas pretenden sacar provecho del caso vacunagate

    Que fácil es decir para los golpistas y voceros de organizaciones políticas...

    Yessica Rosario

    También es hora de ‘vacunar’ a la sociedad contra la violencia y el acoso en el trabajo

    ● Lanzan campaña que busca que ratificación del Convenio 190 de la...

    Alberto García

    Feriado Discutible

      Admito que no conozco qué servicio habrán prestado a la humanidad...

    Pavel Valer

    La Casa de la Cultura, tercer año

      La creación de la Casa de la Cultura del Cusco fue...

  • Encuesta

    Vacunagate
    Cómo califica el caso de las vacunagate en el que está involucrado el ex Presidente Martín Vizcarra?
  • Publicidad

Copryright © 2014 | CUSCO EN PORTADA DIARIO DIGITAL| Todos los derechos reservados
Diseñado por SKYNETCUSCO | Diseño de páginas web | Desarrollo de Sistemas | Comercio Electrónico.